Chacal de Frederick Forsyth. Novela y película.

Seis razones por las que opino que El día del Chacal de Frederick Forsyth y su adaptación al cine por Fred Zinnemann, son una combinación imprescindible para todos los aficionados al género NOIR.

Y por las que creo que usted debería pensar lo mismo.

París, 11 de marzo de 1963. El coronel Jean-Marie Bastien-Thiry es ejecutado por un pelotón de fusilamiento en el Fort d`Ivry. Su delito: haber liderado, el año anterior, el intento de asesinato más osado jamás realizado contra el Presidente de Francia, Charles de Gaulle.  

Partiendo de este hecho real, Frederick Forsyth desarrolla la trama de ficción de la novela The Day of the Jackal (1971). En ella, la Organisation de l´armée secrète (OAS), la organización terrorista contraria a la independencia de Argelia en la que militaba Bastien-Thiry, decide contratar a un asesino profesional, el Chacal, para que lleve a cabo el magnicidio. Desde ese momento la historia se centra en los preparativos del asesinato, narrados desde el punto de vista de su ejecutor, y, a la vez, los desesperados esfuerzos por impedirlo de un detective de policía, al que el gobierno francés le ha encargado detenerlo.

En resumen, este es el argumento de Chacal —título de la edición española—, la primera de muchas novelas superventas de su autor y que, de golpe y a los treinta y tres años, convirtió a Forsyth en millonario y en un escritor reconocido mundialmente.

Solo dos años después de la publicación de la novela, se estrenó su adaptación al cine. Dirigida por Fred Zinnemann —el mismo director de “Solo ante el peligro” y “De aquí a la eternidad”—, y que fue protagonizada por Edward Fox y Michael Lonsdale. El resultado fue un filme magnífico, sin duda uno de los mejores thrillers de crimen político de todos los tiempos y que mantiene la intriga y la atención del espectador durante sus más de dos horas de duración.   

Imagino que muchos de ustedes, sesudos lectores y aficionados al cine negro, al leer el título de este artículo se habrán preguntado: «¿Lo está diciendo en serio? El día del Chacal y su película, ¿una combinación imprescindible para el NOIR?»

Y supongo que, después de pensarlo un poco, habrán concluido en que no están de acuerdo conmigo y que hay decenas de novelas —entre ellas bastantes del género negro— mucho más importantes y relevantes, y que, sin pensarlo mucho, les sale de carrerilla el nombre de un montón de películas mejores que la adaptación de Zinnemann.

Para empezar, les reconozco que no les faltan argumentos para pensar así: Chacal fue un bestseller internacional, con la inevitable connotación peyorativa que eso supone; con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los arquetipos de lo que hoy día conocemos despectivamente como literatura comercial o de consumo, y, para colmo, fue escrita en solo  treinta y cinco días por un autor que ha reconocido, en varias ocasiones y abiertamente, que su único incentivo para escribir es el dinero —o, mejor dicho, la falta de él—.  Y sobre el filme qué decir: difícilmente encontrarán una lista de mejores películas del género entre las que El día del Chacal esté entre las veinte mejores. 

Aceptados esos condicionantes, voy a darles mis seis motivos para considerar a Chacal y su adaptación cinematográfica como una de las combinaciones novela-película imprescindibles del género NOIR.

Como no podía ser de otra forma, empiezo con las razones referidas a la novela de Forsyth:

Primera razón: La influencia que tuvo Chacal en los autores y lectores posteriores.

Escrita en un lenguaje ágil y rápido, casi como si se tratase de una crónica periodística, Chacal fue el primer thriller en el que su trama se basó en el uso de una gran documentación y datos, que daban una tremenda sensación de realidad a la historia.

A partir de su publicación, la exigencia de verosimilitud en los argumentos por parte de los lectores, ha obligado a que actualmente ningún autor de novelas del género se atreva, ni siquiera a empezar a escribir, sin haber realizado antes una extensa labor de documentación.

Segunda razón: Por la cantidad de aficionados a los que Chacal atrajo al género negro o de suspense.  

Es un hecho: no todo el mundo puede empezar a leer NOIR con las obras de Chandler, Hammet o Highsmith.

A lo largo de estos años, la novela de Forsyth ha vendido millones de ejemplares y, por tanto, ha llegado a las manos de millones de lectores, de los que una gran parte se han apasionado con las aventuras del comisario Claude Lebel y de Charles Calthrop. Estoy convencido de que, para muchos de ellos —por lo menos, ese es mi caso—, Chacal supuso el primer escalón que le animó, poco después, a atreverse con otras grandes obras y autores del género negro y de suspense.  

Tercera razón: La increíble capacidad que tiene Chacal para seguir interesando a los lectores.

El escritor inglés John Ruskin dijo: “Todos los libros pueden dividirse en dos clases: libros del momento y libros de todo momento” (no se molesten en buscarlo en Google, en mi opinión, Ruskin era un hortera. Solo he puesto la frase porque no hay artículo sobre literatura que no contenga al menos una cita y esta, para el caso, me ha parecido muy conveniente).

A lo que iba, Chacal es uno de esos libros de “todo momento” y sigue estando de actualidad y a la venta en la mayoría de las librerías y canales de venta on-line. Creo que no van a encontrar mejor prueba de su actualidad que, cincuenta años después de su publicación, yo haya escrito esta entrada y usted la esté leyendo.

English author Frederick Forsyth, 1991

Cuarta razón: Que Chacal fue la primera novela de Forsyth.

Y que sin ella y el gran éxito de ventas que tuvo, es muy posible que su autor se hubiera dedicado a otra cosa y nosotros no hubiéramos podido leer Odessa, Los perros de la guerra, La alternativa del diablo, El puño de Dios o cualquiera de las otras estupendas novelas que ha escrito a lo largo de estos años. Y, de paso, también nos habríamos quedado sin conocer al propio Frederick Forsyth, el novelista, periodista, piloto de la RAF y espía británico, cuya personalidad irreverente y apasionante biografía, son casi tan interesantes como su propia obra.

Para finalizar con mi argumentación sobre la novela, me gustaría que tuvieran en cuenta la opinión que Gabriel García Márquez tenía sobre Chacal —coincidirá conmigo que no era un autor muy inclinado a este tipo de literatura—. El escritor colombiano y premio Nobel de Literatura, poseía un ejemplar en su biblioteca privada y, en uno de sus talleres de literatura, declaró: “Chacal sería una de las mejores novelas del siglo si Forsyth se hubiera atrevido a asesinar al general De Gaulle.” Cosas del realismo mágico.

Y ahora dos razones más sobre la película:

Quinta razón: la película Chacal es una obra maestra del cine de intriga. Y entiéndame bien, he dicho del cine de intriga, no del cine negro.

Me explico: usted y yo sabemos que a De Gaulle no lo mató un asesino a sueldo. Pues en 1973 — año de su estreno—, el mundo entero recordaba perfectamente que, tres años antes, el expresidente de la República francesa había muerto de un aneurisma mientras veía la televisión sentado en un sillón de su casa.

Ahora, piense que usted es director de cine y le encargan hacer un thriller cuyo argumento sea el intento de asesinato de ese mismo general, y sepa que, antes de empezar a verla, todos sus espectadores van a conocer el final de la historia: que el asesino falla y De Gaulle, vive. Con seguridad, a usted le parecería que rodar algo así sería una empresa condenada al fracaso.    

Pues, al contrario. Zinnemann se enfrentó al guion de Chacal de forma minuciosa, describiendo, casi como si fuera de un documental, los preparativos del asesinato. Para ello, se apoyó en un montaje fantástico —nominado al Oscar—, en el uso de imágenes de archivo y en reducir al mínimo la banda sonora y los diálogos. Con todo eso, imprimió a la historia un ritmo trepidante. El resultado: algo más de dos horas de intensa y vibrante película.

Sexta y última razón: la interpretación de Edward Fox en el personaje de Chacal

Es prodigiosa. No se me ocurre una definición mejor.

Tenga en cuenta que, en ese mismo año 1973, se estrenó la octava película de la serie de James Bond —Vive y deja morir—, y en el cine estaban de moda los personajes de acción estrafalarios e inverosímiles. A pesar de ello, Fox nos ofrece la mejor interpretación posible de lo que, en realidad, debe ser un frío y metódico asesino a sueldo. Sin duda, Chacal es uno de mis personajes de cine favoritos de todos los tiempos.   

Nota: Imagino que, en estos momentos, alguno de ustedes estará esbozando una sonrisa acusadora al recordar el infame remake del año 1997, perpetrado por Richard Gere y Bruce Willis, y con el mismo título. Quiero aclararles que ese guion poco o nada tenía que ver con el argumento de la novela original y que, en justicia, no pienso que se pueda hacer responsable al original de semejante atrocidad.

Nada más. Solo agradecer a los editores de Total Noir su amable invitación y emplazarles a todos ustedes a que dejen su opinión en los comentarios.

Un cordial saludo

Esteban Marino

PD: Se me olvidaba recordarles que, en 2021, Chacal cumple cincuenta años y no van a encontrar mejor ocasión para leer la novela, si no lo han hecho ya, o para ver su magnífica adaptación al cine. Estoy convencido de que ambas le van a gustar.

Título original: The Day of the Jackal

  • Año: 1973
  • Duración: 141 min.
  • País: Reino Unido
  • Director: Fred Zinnemann
  • Guionista: Kenneth Ross (sobre la novella de Frederick Forsyth)
  • Música: Georges Delerue
  • Fotografía: Jean Tournier
  • Reparto: Edward Fox, Michael Lonsdale, Derek Jacobi, Alan Badel, Cyril Cusack, Eric Porter, Donald Sinden, Delphine Seyrig, Timothy West, Ronald Pickup, Maurice Denham, Tony Britton, Olga Georges-Picot, Barrie Ingham, Denis Carey, Jean Sorel, Anton Rodgers, Vernon Dobtcheff, Edward Hardwicke, Howard Vernon, Michel Auclair, Philippe Léotard, Feodor Atkine.
  • Productora: Universal Pictures (coproducción entre Reino Unido y Francia)

Se puede ver en la plataforma Apple TV

5 comentarios en “Chacal de Frederick Forsyth. Novela y película.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s