Te encontraré en la oscuridad, de Nathan Ripley.

Te encontraré en la oscuridad, Nathan Ripley. Siruela.

En el universo del noir hemos visto múltiples y variopintas ocupaciones tanto desde el lado de los presuntos defensores de la ley y el orden, como desde el lado de los criminales, con múltiples fórmulas y variantes. Pero hemos de reconocer que nunca nos habíamos encontrado con un personaje que se dedicara, de forma aparentemente aficionada, a descubrir restos de víctimas de asesinos en serie, que se suponían perdidos, y comunicarlo a la policía.

Nathan Ripley.

A esta aparentemente benéfica actividad se dedica el protagonista de la novela, Martin Reese, un antiguo empresario de gran éxito en el mundo informático, que, retirado de sus actividades empresariales, tiene por ocupación principal el descubrimiento de las fosas de víctimas de asesinos en serie, tumbas estas cuya localización les es desconocida a policías y familiares.

La aparente motivación de esta singular ocupación se encuentra en la desaparición, hace casi veinte años, de su cuñada, Kylie, quien se esfumó en misteriosas circunstancias, y que es muy probable fuera una de las “piezas cobradas” por algún depredador de mujeres, lo que ha dejado profundas huellas en la esposa de Martin.

Charles Manson.

Reese lleva adelante esta actividad de forma anónima, y sin que nadie tenga noticia de la misma, exceptuando a Keith Waring, un policía corrupto y descreído de su trabajo, que le vende información de las investigaciones sobre asesinos múltiples, de la que el protagonista extrae los datos que le permiten sus descubrimientos.

Reese resulta extraordinariamente meticuloso en sus actividades exploratorias y de descubrimiento, así como en los métodos que emplea para informar a las fuerzas policiales de sus hallazgos, pues sabe que roza una línea muy fina que le puede llevar a ser mal considerado tanto por la policía, como por las familias de las víctimas.

Imagen nocturna de Seattle.

El ordenado transcurso de estas actividades, de las que no tienen noticia alguna ni su mujer Ellen ni su hija adolescente Kylie, se ve súbitamente alterado por la presencia de un misterioso personaje que va a romper el delicado equilibrio que el protagonista había logrado en estas operaciones. 

De paso, estas benéficas actividades, que no dejan de resultar un tanto humillantes para la policía al mostrarnos la inoperancia de este cuerpo, atraen el interés de un par de miembros de la policía de Seattle, los detectives Sandra Whittal y Chris Gabriel, que consideran que estas ocupaciones chocan con la legalidad, y que deben esconder una motivación más siniestra que va más allá de la mera filantropía social.

Izquierda, John Wayne Gacy. Derecha, disfrazado con máscara de payaso.

La conjunción de todos estos actores y situaciones desembocará en una acción frenética, llena de violencia y peligro, que, con sorprendentes giros de guion, nos suben a un carrusel de emociones apabullantes, pues veremos cómo el ordenado mundo del protagonista salta en pedazos por la intrusión de fuerzas y personajes cuya intervención él no esperaba, y mucho menos la vesania que despliegan.

Con todos estos elementos, Te encontraré en la oscuridad resulta un thriller que despierta todas nuestras angustias, pues maneja la intriga y el suspense en dosis elevadas, pero bien repartidas, donde el autor no nos da muchos momentos de respiro.

Papel aparte lo representa la figura de su protagonista, Martin Reese, con el cual la relación se nos hace ambivalente, pues nunca estaremos seguros de si es un héroe o un villano… o las dos cosas a la vez.

Forenses desenterrando los restos mortales de una fosa.

Como es habitual en este género de novelas, los cuerpos policiales quedan en una posición un tanto desairada porque resultan incapaces de hacer frente al terrible problema de los asesinatos seriales. Bien sea por su limitación de efectivos y material, su desidia o su estupidez, no parece que los cuerpos policiales norteamericanos puedan frenar, o al menos resolver, el sinnúmero de casos que se dan en dicha sociedad, y que resultan una auténtica plaga. De ahí que la figura del corrupto Keith Waring resulte más representativa de dichos cuerpos que los esforzados y bienintencionados Sandra Whittal y Chris Gabriel.

Escudo de la policía de Seattle.

Pero el elemento fundamental de esta novela lo constituyen los asesinos y psicópatas que irán apareciendo en sus páginas, de los que solo podemos decir que logran estremecer por la violencia, crueldad, inteligencia y minuciosidad de sus actividades criminales. Y lo que es peor, la historia nos deja con la sensación de que dichos delincuentes disfrutan, si no de impunidad, al menos de una muy difícil localización y castigo de sus fechorías.

Ted Bundy, uno de los asesinos en serie más famosos de los Estados Unidos.

Pues no podemos olvidar que la novela trata no solo de asesinatos, sino de la desaparición de las víctimas, un hecho que deja algo irresoluble en sus seres queridos, lo que lleva a afirmar al autor:

“Así, la chica, el cadáver que sigue metido en la tierra, es poco más que una fotografía borrosa de la que ya no se acuerda casi nadie, salvo sus padres, que no la olvidarán hasta que ellos mismos también mueran.”

Seattle bajo la lluvia.

Si desean zambullirse en una historia procelosa en la pertinaz lluvia de Seattle, no lo duden, esta novela va a proporcionarles emociones sin número.

José María Sánchez Pardo.

Selección de fotografías: M.M. (Despachos de Corpus Christi).

Un comentario en “Te encontraré en la oscuridad, de Nathan Ripley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s