Blanco letal, de Robert Galbraith-J.K. Rowling.

Blanco letal, Robert Galbraith (J. K. Rowling). Salamandra

Un atribulado joven irrumpe en la agencia de detectives de Cormoran Strike, relatándole una confusa historia que gira alrededor del asesinato de una niña años atrás. Pese a despertar la curiosidad en el investigador, el muchacho abandona abruptamente su oficina sin dejarle datos claros sobre ese terrible suceso. Por esas fechas, la agencia recibe la petición de un ministro de la Corona para llevar a cabo las acciones necesarias para esquivar un chantaje al que está sometido este político.

J.K. Rowling.

Con este impactante comienzo, se va desplegando una narración detectivesca muy compleja, en la que se desvelarán tanto asuntos criminales de muy diverso pelaje, como aparecerán oscuras y mezquinas historias familiares en muy diversos grupos sociales ingleses. 

Pero también hay cambios entre los protagonistas de la serie. La minúscula agencia de investigación que conocimos en la primera entrega, El canto del cuco, en la que solo trabajaba Cormoran Strike, ha ido creciendo. Primero con la incorporación de Robin Ellacott, que en la anterior entrega pasó de ser secretaria asistente a convertirse en detective y socia de Strike; después con la contratación de una serie de ayudantes—expolicías y exmilitares—que serán utilizados para diversas tareas de investigación. Porque la agencia ha tenido un gran éxito, sobre todo al lograr la detención del destripador de Shacklewell en El oficio del mal, la entrega anterior a Blanco letal.

Tom Burke interpretando a Cormoran Strike.

Como es ya marca de la casa, la novela nos regala con un minucioso, lúcido y despiadado documental de un tema o grupo social. En esta ocasión, quien es descrita con sus luces y sus sombras, es la clase alta británica, con todos sus tics, su estilo, sus grandezas y sus miserias. 

Dentro de esta clase, la autora—pues preferimos hablar de su autora real, J. K. Rowling, en lugar del seudónimo Robert Galbraith—, nos hará un implacable retrato de la vida de los políticos y miembros del gobierno, mostrándonos su vida cotidiana, el mundo de asesores y ayudantes que les rodea y las prácticas, muchas veces despiadadas, que mantienen entre ellos, incluidas las puñaladas traperas que se infligen entre los miembros de un mismo partido. 

Cámara de los Comunes inglesa.

Como antítesis a la imagen del partido conservador en el poder, la autora también nos lleva por los cenáculos de la política alternativa, radical o extraparlamentaria, con las que tampoco es complaciente, pues muestra cómo, tras grandes ideales, se llevan a cabo prácticas estúpidas, cuando no directamente utilitaristas, y que poco o nada tienen que ver con ese pueblo al que dicen querer salvar de la opresión, la pobreza y el engaño. 

Protesta callejera en contra de las Olimpiadas de Londres 2012.

Un elemento muy importante en el transcurso de la narración lo constituye el devenir sentimental de los dos protagonistas de esta serie, Cormoran Strike y Robin Ellacott. Fundamentalmente se centrará en los turbulentos momentos por los que pasa esta última, a la que dejamos en el ara matrimonial en la tercera entrega de la serie, y de la que se nos relatará el no fácil encaje entre su vida profesional como detective y su nueva situación marital. Todo esto se complica con la aparición de ciertos trastornos psíquicos de la protagonista, cuya etiología se remonta a traumáticos momentos de su juventud, así como a las duras vicisitudes que la resolución de anteriores casos le ha significado. Todo esto va dejando duras huellas tanto en su cuerpo, como en su alma. 

Y en lo referente a Cormoran Strike, este se verá obligado a bregar con la inesperada irrupción de su antigua novia, Charlotte Campbell, que le pondrá en alguna situación comprometida, volviendo a llenar de fantasmas su aparentemente tranquila vida.

Holliday Grainger interpretando a Robin Ellacott.

El problema resulta, al menos en nuestra opinión, en que los tramos de la novela que se detienen en hablar de las cuitas emocionales de los personajes, son muchos y muy extensos, ralentizando el desarrollo de una novela de intriga e investigación y, que sin ofrecer mucho material útil para la narración, crea una especie de saga río, que va desenrollándose a lo largo de la serie, dándole un cierto hilo argumental.  

Momento en el que se conocen Cormoran Strike y Robin Ellacott.

Y no nos quejamos de cómo aborda la Rowling estos temas. Consideramos que esta autora es muy grande por muchos motivos; uno de los principales son los finos y acertados retratos psicológicos que nos proporciona a lo largo de su obra que, junto con su meticulosidad en las tramas y su capacidad creadora, ha convertido a esta escocesa en un referente de la literatura contemporánea de género.

Cartel de la obra de teatro “Harry Potter And The Cursed Child”.

Cuando anteriormente nos referíamos a una descripción de la clase alta británica y a sus políticos, no solo nos ateníamos a sus comportamientos más o menos presentables, sino a que, además, la autora nos regala con un detallado documental, casi visual, de los lugares donde estos llevan a cabo su vida pública y privada: los edificios parlamentarios, sus mansiones campestres—más elegantes o desastradas—, o el mundo de las carreras de caballos, con sus vistosos atuendos. Pero la autora pone el dedo en la llaga sobre el pequeño círculo que forman—al que no es fácil entrar—, que parece vivir en otra dimensión social y moral. En eso nos recuerda las obras del gran P. G. Wodehouse, que con humor y retranca nos mostró esta clase social, tan admirada y al mismo tiempo tan denostada.

Espectadores en las carreras de caballos de Ascot.

Pero hay muchas más cosas en esta extensa novela de más de 700 páginas. En ella se hablará con gran cuidado y cariño de los débiles psíquicos y físicos, lo cual no implica que no se pongan a la luz algunas de sus costumbres más inquietantes. El acoso entre adolescentes en algunas de sus más modernas formas también tendrá su papel, con el rastro de dolor y ruina que pueden dejar ciertos hábitos. 

Una temática poco habitual en el noir consiste en las cuitas que provocan los ajustes familiares y personales de los nuevos integrantes de la agencia de detectives de Cormoran Strike; asunto que da más de un quebradero de cabeza, y humaniza la a menudo idealizada vida del investigador privado. 

Finalmente, la autora nos narra con un cierto sarcasmo el peso que tuvo la celebración de los Juegos Olímpicos de verano de 2012 en la ciudad de Londres. La colección de problemas circulatorios, la demanda desesperada de un asiento para cualquier evento o el abandono de la policía metropolitana de sus labores cotidianas, son pequeños ejemplos de lo que significa, para bien o para mal, la presencia de unos Juegos Olímpicos en una ciudad, y cómo esto puede alterar la paz de sus ciudadanos y dar vía libre a delincuentes y asesinos.

Olimpiadas de Londres 2012.

Con esta variedad de ingredientes, J. K. Rowling arma una poderosa novela de intriga criminal, en la que se ofrece una minuciosa descripción de personas y situaciones, con su ya habitual sorpresa final. Todo esto bajo la mirada humana y reflexiva de una autora que es capaz de encantarnos con sus historias, pero que también transmite una reflexión ética sobre nuestras vidas, que han hecho que, por ejemplo, en los EE.UU. se den cursos universitarios sobre la moral y ética de Harry Potter, lo que no nos resulta extraño tras la lectura de esta cuarta entrega de las aventuras de su otro gran personaje, Cormoran Strike.

J.K. Rowling en Londres. 13 de noviembre de 2018. (Foto de Tolga AKMEN / AFP)

José María Sánchez Pardo.

Selección de fotografías: M.M. (Despachos de Corpus Christi).

Disponible en la librería Estudio en Escarlata.

2 comentarios en “Blanco letal, de Robert Galbraith-J.K. Rowling.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s